El Heraldo
El Heraldo
Lunes, Julio 14, 2014 - 16:28

Brasil dio a James Rodríguez revanchas que no buscó y en donde fue goleador

El 10 colombiano brilló en el Mundial.

El Mundial de Brasil 2014 será inolvidable para el centrocampista colombiano James Rodríguez, quien superando toda expectativa se convirtió en el máximo goleador del certamen con seis anotaciones superando a figuras como el alemán Thomas Müller quien marcó cinco.

Las revanchas de la vida, sin buscarlas, aparecieron para James Rodríguez, quien desde las eliminatorias estaba a la sombra de su compañero de equipo del Mónaco de Francia, Falcao García, quien era el llamado a ser el ídolo y la figura del equipo de José Pekerman.

Él, por su parte, fiel a su temperamento tranquilo que raya incluso en la timidez, se limitó a jugar bien y a mostrar un talento que desde niño estaba en sus pies, en sus gambetas y en su magia con el balón para ser hacer pases-goles o para marcarlos.

Una infortunada lesión dejó fuera del Mundial a Falcao García y mientras los colombianos se lamentaban por la sensible baja, fue James Rodríguez quien "se echó el equipo al hombro".

Con el correr del Mundial James comenzó a sorprender a propios y extraños con su buen desempeño en el campo de juego tras marcar goles en los cinco partidos que disputó Colombia: ante Grecia (1), Costa de Marfil (1), Japón (1), Uruguay (2) y Brasil (1).

Haciendo goles de todas las facturas, el colombiano incluso fue reconocido por medios de prensa nacionales e internacionales por haber marcado el mejor gol del mundial, el primero frente a Uruguay tras recibir con el pecho un pase de Abel Aguilar, bajar el balón y sin dejarlo caer, de media volea y con pierna zurda lo envió al fondo de la red.

Sin embargo, en la derrota ante Brasil por 1-2 James tocó la sensibilidad de 47 millones de colombianos que observaron sus lágrimas impotentes ante la eliminación en cuartos de final del campeonato.

El regreso a Colombia fue un paliativo para él y para el equipo tras ser recibidos como héroes por haber registrado la mejor actuación en la historia de una selección absoluta en los cinco mundiales en los que ha participado.

Ya en casa, al lado de su esposa Daniela Ospina y de su pequeña hija Salomé, James esperó paciente los últimos partidos del Mundial pues aún con la eliminación de su selección se mantenía primero en la tabla de goleadores al acecho de jugadores como el alemán Thomas Müller con cinco y el argentino Lionel Messi con cuatro, clasificados a la final.

Pero el Mundial terminó y ninguno de sus seguidores lo superó, entonces una vez más pudo saborear la revancha de ser el goleador aún sin llegar a la final, y las lágrimas que había derramado en la eliminación se transformaron en alegría por haber hecho un gran Mundial y por haberse metido en la historia de este certamen como uno de los máximos artilleros.

"Gracias a Dios. A todos ustedes por la fuerza que hicieron. Y a mis compañeros de selección que lo hicieron posible", reseñó hoy en su cuenta de Twitter al recibir miles de felicitaciones de sus seguidores.

El centrocampista colombiano que ayer cumplió 23 años, nació en Cúcuta, ciudad fronteriza con Venezuela, el 12 de junio de 1991, pero creció en Ibagué, capital del departamento del Tolima, en el centro del país, en donde desde muy pequeño comenzó su carrera de futbolista en la Academia Tolimense de Fútbol.

A los 14 años ya estaba debutando en el Envigado, uno de los equipos de Antioquia donde ya era figura.

Se destacó también con la selección colombiana en el Mundial Sub'17 de Corea en 2007, y su actuación le valió para ser tenido en cuenta en el 2008 por el Banfield de Argentina.

Luego en el verano de 2010 fue adquirido por al Oporto de Portugal, equipo con el que ganó la Liga de Europa, además de siete títulos a nivel local, y en donde actuó con Falcao García.

Desde 2013, una vez más al lado de Falcao, James se fue a jugar con el Mónaco de Francia equipo con el que firmó por cinco años, pero hoy su desempeño en el Mundial lo tiene cerca de fichar por otros equipos que han mostrado interés en sus servicios, entre ellos el Real Madrid de España, del que dejo se iría a jugar con los ojos cerrados. EFE