El Heraldo
El Heraldo
Jueves, Junio 19, 2014 - 15:15

Adiós al último campeón

Brasil 2014

Decir que España jugó mal y que por eso cayó eliminada, es caer en un facilismo que siempre nos llevará a la misma conclusión: el estilo de juego de la Selección Española de Futbol, basado en la filosofía del Barcelona de Pep Guardiola, ha sido completamente estudiado y contrarrestado. Para encontrar respuestas a la eliminación del último campeón, es necesario analizar todo el contexto y no quedarse solamente con los hechos visibles.
 
La Selección Española llegó a este Mundial con un optimismo muy grande. El grupo, en su gran mayoría, venia de hacer una gran temporada en sus respectivos clubes. Incluso, los del Real Madrid y Atlético Madrid, llegaban como el campeón y subcampeón de la última edición de la Champions League.
 
Los jugadores españoles, comandados y liderados por el “Clan Barça”, en estos dos primeros partidos, mostraron un nivel muy bajo y generaron un malestar evidente dentro de la hinchada ibérica. Jugadores como Ramos, Pique, Busquets, Xavi Alonso, elementos fundamentales en la columna vertebral del equipo, no tuvieron el desempeño acostumbrado y fallaron en jugadas puntuales. Fue muy pobre su rendimiento.
 
Los dos laterales, Jordi Alba y Azpilicueta, nunca fueron profundos en ataque (característica de los equipos de Vicente Del Bosque) y en defensa estuvieron muy flojos, marcaron a destiempo y permitieron la arremetida de holandeses y chilenos. En la zona de gestación, el que más cerca estuvo del nivel acostumbrado fue Iniesta. Siempre se le vio activo y con ganas de hacer más. Mostró en par jugadas, destellos de ese gran fútbol que le conocemos. Xavi Hernández, por su parte, fue uno de los jugadores con más bajo nivel de la selección. Estuvo lejos de ese talentoso creador de juego del Mundial de Sudáfrica 2010 y la Eurocopa 2012.
 
Arriba, como único delantero, estuvo un incómodo Diego Costa, presionado y hostigado por la “torcida brasilera”, cada vez que hacía contacto con el balón. El goleador del Atlético de Madrid nunca terminó de acoplarse al modo de juego de la selección y no entendió el mensaje de Del Bosque, quien lo quería como finalizador. Costa siempre trató de tirarse atrás y buscar juego por las bandas, estilo que practica muy bien en su club con Diego Simeone. A lo anterior, le sumamos la lesión que lo dejó fuera del final de temporada con el Atlético. “El Lagarto”, como también es conocido Costa, no estaba al 100%.
 
Iker Casillas
 
Son más de 150 las veces que Iker Casillas ha defendido los colores de su país. Con 33 años, representa a La Roja desde el año 2000, año en el que estuvo dentro de los convocados para la Eurocopa celebrada en los Países Bajos.
 
Casillas lleva 2 temporadas sin ser el dueño absoluto del arco del Real Madrid. Desde la época de Mourinho, ha compartido el arco blanco con Diego López. Su nivel, por la falta de continuidad, ha bajado un poco, pero sigue teniendo sus reflejos intactos. Prueba de eso, semanas atrás, ganó la Champions League, siendo pieza clave y figura. Su actuación en la Copa del Mundo no ha sido la mejor, pero no es solo responsabilidad suya, sus compañeros en defensa lo han dejado con un margen de respuesta muy corto.
 
Se fue España, se fue del mundial una generación dorada que le dio muchas alegrías a su gente y de la que todos tenemos que estar agradecidos, por marcar una época y dejar un estilo de juego vistoso y lleno de elegancia.
 
¡Gracias España!

Twitter:
@DavidAlfordB