El Heraldo
El Heraldo
Viernes, Junio 20, 2014 - 10:30

Exigencia progresiva

Colombia inició bien su camino por Brasil, la exigencia ha ido aumentando de un rival a otro. Los octavos esperan.

Colombia mejoró mucho de Grecia a Costa de Marfíl y dicha mejoría, en nuestra opinión, está sustentada por la exigencia del rival. Ciertamente Colombia tuvo un buen comportamiento defensivo durante ese 1er juego, pero los limitados griegos poco o nada complicaron, además, Colombia tuvo una alta efectividad (totalmente válida en el fútbol y mas en un mundial) que sacó el partido adelante y que oscureció los errores, sobre todo aquellos relacionados con tenencia de pelota.

Contra los marfileños hubo una mayor exigencia en dos aspectos: desde lo físico porque el cuadro africano tiene como principal arma, en comparación con nosotros, la fortaleza física debido a su biotipo y por la resistencia, lo que les permite ser constantes durante casi 90 minutos y desde algunos nombres con recorrido en ligas importantes de europa, Drogba, los hnos Touré, Kalou, Bony, etc.

Eso sí, su poco ingenio fue favorable para los nuestros quienes tienen mas en ese sentido, tanto para atacar como para defender. En pocas palabras: Colombia es mucho mas peligroso con la pelota que Costa de Marfil y sin ella tienen más recursos. Además, padecen los marfileños, como todos los africanos de algún tipo de ingenuidad que se potencia cuando enfrentan a equipos sudamericanos.

Colombia tuvo la pelota más tiempo que con Grecia, pero menos que Costa de Marfíl, la diferencia estuvo en el criterio, la decisión y la efectividad para manejarla, sí, los africanos la tuvieron un poco más, pero nunca se adueñaron de ella.

Es muy difícil encontrar dominadores absolutos en partidos de mundial, lo que si se puede observar es la inteligencia de un equipo para imponerse, el "jogo bonito" es importante pero los goles son los que dan triunfos y hay muchos métodos para acceder a ello, si sobre la marcha se ve "bonito": ¡bendito sea Dios! más en un torneo de 7 partidos donde no hay tiempo de recomponer. Muy pocos consiguen títulos mundiales jugando con lujo, ese parece un sitio reservado para Brasil, Alemania, Francia y la última versión de España.

Destacable trabajo de Mario Alberto Yepes, quien desde su actuación motiva a sus detractores a revisar la manera de analizar a un futbolista y las situaciones de juego en general, de hecho en el mano a mano con Drogba sale airoso sobre quien se supone iba a ser "su verdugo".

Carlos Sánchez, ese mismo que recomendó para la selección Julio Comesaña, creció y se convierte en un jugador sólido para la posición siendo constante en ambos juegos. James, sin ser el 10 u organizador clásico, no es el manejador de tiempos ni el mas claro para filtrar balones pero tiene las características que encajan perfectamente en el plan de juego de Pekerman. dinámico, aplicado, buen lanzador, remate de media distancia y con gol. A Cuadrado no le cabe un elogio más.

Teófilo, como siempre hemos dicho: juega y hace jugar, si no está en su mejor día NO produce "corto circuito", pueda que no figure, pero cómo trabaja para el equipo, siendo capáz de desequilibrar sin gambetear o encarar, él lo hace a partir de un movimiento inteligente o al desprenderse de la pelota a un toque.

Colombia es un equipo con carácter y personalidad forjado por el recorrido de sus jugadores, nadie sabe hasta donde llegarán, el inicio de mundial ha sido beneficioso porque el nivel de exigencia ha subido progresivamente. Ya está en octavos, falta Japón que tiene la velocidad como bandera lo cual pondrá a prueba la respuesta cafetera ante dicha característica.

Vendrán rivales más fuertes (ojalá sean 4 más) con sus pro y sus contra, esos rivales grandes no se encierran, poco especulan, no temen, salen a proponer y eso podría ser, eventualmente, una ventaja para los de Pekerman. Seamos positivos pero con los pies en la tierra, por muy buenos jugadores que tengamos no somos perfectos ni mucho menos invencibles, de hecho ninguno lo es, esa debe ser la consigna.

Twitter:
@HolmanFeliciano